Tres tipos de alimento ¿cuáles deberías evitar?

Tres tipos de alimento ¿cuáles deberías evitar?

Podemos dividir los alimentos en tres categorías: enteros o integrales, los mínimamente procesados y los alimentos ultra-procesados. Aunque todos forman parte de nuestra vida ¿Cómo deberíamos distribuir su consumo?

¿Cuáles son las categorías de alimentos?

Los más saludables son los alimentos enteros o integrales. Son los que vienen en su forma natural, como las frutas, verduras, legumbres y granos. Al no estar procesados de ninguna manera, conservan todos sus nutrientes. Así que es la categoría con mayor valor nutricional.

En segundo lugar están los alimentos mínimamente procesados. Estos retienen la mayoría de sus nutrientes pero cambian de forma mediante al ser procesados de alguna manera ligera. Un par de ejemplos son los alimentos congelados y las mantequillas de nueces. El alimento original cambia de forma, pero conserva la mayor parte de su valor nutricional.

Por último están los alimentos ultra-procesados. Estos es mejor evitarlos o limitarlos. Son tan diferentes del alimento original que no retienen el valor nutritivo original y tienen muchos ingredientes agregados. No es necesario eliminarlos por completo, pero no deberían constituir más del 10% de tu dieta.

¿Por qué deberías evitar los ultra-procesados?

En primer lugar, contienen menos vitaminas y minerales que los alimentos integrales. Si tu dieta se compone principalmente de alimentos muy procesados, no obtendrás suficientes vitaminas y minerales para una salud óptima.

Por otro lado, contienen niveles más bajos de fibra. La mayor parte del procesamiento de alimentos elimina la fibra del alimento original. Entonces, una dieta rica en alimentos procesados ​​es una dieta baja en fibra. Y la fibra es importante para la salud digestiva, para una buena evacuación intestinal y para mantenernos llenos por más tiempo. Necesitas fibra para que tu cuerpo funcione sin problemas.

Finalmente, estos alimentos suelen contener azúcares añadidos. La mayoría de ellos lo hacen por diferentes motivos. No importa si es por sabor o textura, la azúcar agregada puede ser un problema si se consume en exceso. La mejor forma de prevenir esto es leer las etiquetas de los alimentos envasados. De esa manera sabrás exactamente lo que estás consumiendo.